Bodas con encanto: María & David

María & David

 … Dicen de Pepo, que era una pequeña oruga glotona, que paseaba al atardecer en busca de su querida Estela, bella mariposa que revoloteaba con cierto desparpajo alrededor de su posada… Día tras día, Pepo buscaba la mejor alternativa para poder volar junto a su querida, con la ayuda de sus amigos inventaban cientos de planes; pero ni sus derrotas, ni la frustración de no poder conseguir su objetivo, allanaban la ilusión de este ingenuo enamorado.

Fue el paso del tiempo quién, con toda la elegancia de la naturaleza, durmió en un intenso sueño a Pepo; y al despertar, dos preciosas alas adornaban su costado… Nuestro protagonista se había convertido en una hermosa mariposa, y ni un momento dudó para volar junto a Estela…

Aún se dice que cuando dos arco iris adornan el horizonte, son Pepo y Estela que pasean su amor…

(Versión original en: Pepo y Estela – Cuentos infantiles Imaginarium)

Y así es como hoy, comenzamos nuestra bonita historia de amor, dos personalidades opuestas, compañeros de trabajo y amigos que, contra todo pronóstico, se enamoraron… ¿Los polos opuestos se atraen? ¿O simplemente el amor no entiende de razones e implantaciones sociales…? Es David todo racionalidad y nuestra querida María, impulso e instinto; una batalla cabeza/corazón que juntos, son solo AMOR.

Se conocieron en Madrid y un proyecto laboral común los trasladó a Perú; “la aventura más divertida de sus vidas“; apasionados con su trabajo, la unión cada vez era más fuerte y sólida; y lo que parecía ser el nacimiento de dos grandes emprendedores en Lima, culminó siendo su gran historia de amor. Tres años de intenso trabajo y crecimiento profesional que juntos compartieron, aventura tras aventura, conociendo secretos el uno del otro, sumando momentos y construyendo su propia “casualidad”…

Fue en uno de sus viajes, cuando David la sorprendió… Recorriendo en coche Costa Rica, su última parada fue en la playa de Manuel Antonio, un lugar idóneo y mágico (aún más hoy si cabe), la naturaleza salvaje se hizo testigo de una pedida de mano tan romántica como inolvidable. Confiesa María no creer lo que veían sus ojos, y por un momento pensaba incluso que sería una broma más; pero, tras comprender que la propuesta era firme y verdadera, su respuesta inmediata fue: “Si, si, si!!!

María no dudó ni un momento a la hora de escoger al diseñador con el que contaría para la creación de un vestido tan especial; JLu Zambonino, del que no solo presume por su talento y profesionalidad, sino por su estrecha amistad que desde la infancia, los mantiene unidos.

Fue su fiel acompañante y desde el primer momento compartió con él, el diseño y confección de la pieza exquisita que tal día lució…

Leyendo sus líneas, imagino la sonrisa de nuestra novia cuando nos contaba con tanto cariño, los ratitos amenos y divertidos que ambos compartieron. Asegura que nadie más que él podría conocer mejor sus gustos y personalidad; y por ello juntos recorrieron un anticuario en Sevilla (Bastilippo) hasta encontrar un antiguo cuerpo de encaje, del pasado 1920, que Jose Luis consiguió adaptar al cuerpo de María para que quedara tan fino y delicado como imaginaron en el momento que lo vieron, “fue amor a primera vista“, relata María.

El vestido se componía de un cuerpo de punto de seda con cintura alta, del que nacía una falda con espectacular caída; y el sobrecuerpo que este gran diseñador restauró modificando sutilmente el patrón, y añadiendo una tira de botones en la espalda, que dio un toque más juvenil y natural al diseño.

Para la elaboración del tocado, María escogió a Luis Benítez, un chico al que define como “encantador”, y al que le encomendó la realización de una corona de ponías que llevaría tras la ceremonia. Tal fue la sorpresa de ella misma, que cuando éste le entregó su delicado encargo, quedó realmente maravillada con el resultado (y es evidente lo bonito de este trabajo, la corona resultó preciosa cuanto menos…). Tanto que, a tres días del gran evento, nuestra novia decidió cambiar sus planes; y así fue, para la ceremonia lució la corona tan ideal de Luis, y fue en la celebración cuando optó por llevar el antiguo cuerpo de encaje.

Haciendo de nuevo honor a su estilo tan personal, María encontró sus zapatos de novia en Persa, junto a su madre, descubrieron unas sandalias en piel de serpiente, con tacón cuadrado; que nos asegura haber llevado ya, hasta con vaqueros.

Personalmente, y desde mi humilde punto de vista, la opción de lucir zapatos propios con la personalidad de la novia, distintos a cualquier zapato de novia “preestablecido”, es una elección verdaderamente estilosa e ideal…

Como joyas, no pudo elegir piezas con mayor valor sentimental; María llevó unos antiguos pendientes de la familia de David, en forma de abanico, con oro y nácar, y una perla que adornaba; una maravilla. Y dos anillos muy especiales, uno de ellos era una esmeralda que sus padres le regalaron en el momento que anunciaron el compromiso; y el segundo, un romántico detalle de David que no imaginaba, y es que su madre lo guardaba para dárselo el mismo día de la boda, justo en el momento en el que ella se vestía…

Sumando anécdotas y momentos inolvidables, ha sido genial leer como nos describía nuestra divertida novia, los instantes previos al enlace; y digo instantes, porque literalmente lo fueron… 30 minutos antes de salir camino a la Iglesia, María se atrevió a lavarse de nuevo el pelo y ponerse en manos de su gran amigo Jose Luis, quién al igual que ella, supo desde el primer momento que la vio peinada, que ese estilismo no iba para nada con ella. ¿Una locura? Igual no, fue él quien le hizo unas ondas súper naturales, que concordaban a la perfección con su look y personalidad; preciosa…

Quino Amador, reconocido estilista y gran profesional, fue la persona que la maquilló; como ella quería y siguiendo su línea, Quino usó colores naturales, un eye-liner fino para la mirada, y una barra de labios en rojo mate. Tal y como acostumbra, asegura María que se sintió realmente bonita; en ningún momento llegó a verse “sobrecargada”, y la tranquilidad y firmeza que tanto Quino como Jose Luis le transmitieron, hicieron que esos momentos previos tan “estresantes” fueran mucho más agradables y animados.

El enlace se ofició en la Iglesia de San Sebastian, situada en el barrio del Porvenir (Sevilla). Ya que los novios vivían fuera, los encargados de realizar las visitas para la elección del lugar religioso, fueron los padres de ambos; y su elección final coincidió por completo con el deseo de ellos; una vez regresaron y visitaron el lugar, los dos quedaron maravillados, al tratarse de una iglesia pequeña y acogedora, con un patio exterior ajardinado, estaban convencidos de que todos los asistentes disfrutarían cómodamente de la ceremonia.

En primer lugar, y como manda la tradición, llegó el novio; elegante y señorial, lució un clásico chaqué con levita negra y pantalón diplomático, confeccionado a medida por un distinguido y muy recomendado sastre de Sevilla, llamado Ángel. Acompañado de su madre, ambos esperaron en el altar, para recibir a la novia… La madrina escogió a Roberto Diz para diseñar un vestido espectacular, en blanco y negro, con detalles de pedrería en los hombros.

María llegó en el impresionante Maserati Quattroporte, coche familiar que condujo su primo Santi hasta la iglesia, y en el que compartió su llegada con su padre y su madrina Laura; personas muy importantes para ella que quería tener muy cerca en un momento tan bonito…

De hecho, en su relato asegura que es uno de los momentos más emotivos de aquel día; bajar del coche y de repente encontrar a todos los amigos y familiares mirando con cariño e ilusión; caminar del brazo de su padre hacia el novio y ver emoción en su rostro, “¡lo recuerdo y se me ponen los pelos de punta!“, exclama emocionada.

Todas las imágenes son realizadas por el equipo profesional de Couché Photo, como fiel admiradora de su trabajo, he de confesar que las instantáneas me parecieron preciosas y muy finas, desde luego, son excepcionales…

El ramo de novia, lo diseñaron entre María y su madre; ambas querían un ramo sencillo y discreto, y optaron por la bonita rosa de pitiminí en color nude. Para su realización, contaron con los grandes floristas de Cártamo, y resultó tal y como ambas habían imaginado. Es más que evidente, la estrecha relación y complicidad que hay entre ellas, vestida también con un diseño de JLu Zambonino en rosa y de punto de seda, con chaqueta de pedrería metálica que adquirió en Milán, la madre de la novia lució radiante.

El lugar de la celebración fue Los Ángeles, una Hacienda Mozárabe cuyo origen se remonta al siglo XIII, en Alcalá de Guadaira (Sevilla). Ambos imaginaban una celebración de noche, a la luz de la luna, con velas y bailando hasta el amanecer; justamente, como ocurrió… Los espacios de aquella Hacienda, sus patios y sus jardines, hicieron de ese sueño una realidad. Fue una noche mágica para todos.

Haciendo partícipe de ese momento, a su bonita historia de amor, quisieron ambientar el lugar con detalles típicos peruanos; el seating plan lo componían nombre de distintos sitios de ese país tan importante para los dos, con la misma gráfica que utilizaron en las invitaciones. El dibujo de unas peonías en acuarela, que su fiel amigo Pablo, realizó para ellos, y que tituló con la frase: “Desde Lima con amor“; simbolismo que representaba una época inolvidable. De la imprenta se encargó Les Chevalets y el resultado fue ideal.

El catering lo sirvió el equipo de Alfardos, quienes, además de la puesta en escena tan elegante y la realización de unos platos exquisitos, con los que todos quedaron encantados; siguiendo el deseo de los novios, se encargaron de la decoración de las mesas con buganvillas y paniculata; así como, velas en botes de conserva, que dieron el toque tan rústico y natural que ellos mismos propusieron.

Y si todo ello fuera poco, ofrecieron a los comensales una preciosa mesa dulce, que ellos mismos denominan como “mesa fantástica”; dulces, tentempiés, y todo tipo de chuches que sirvieron a lo largo de la noche. El toque peruano tampoco faltó en este fantástico detalle, ya que decidieron acompañar el rico manjar, con pisco souer y cebiche peruano.

La velada estuvo amenizada con djs contratados para el momento; aunque el que sin duda, fue el mayor triunfador entre todos, un saxofonista que tocó durante toda la noche, con la música de los djs de fondo, creando un ambiente festivo idóneo.

El baile se abrió con la canción de Carlos Vives, “Quiero casarme contigo“; muy apropiada para ellos porque les recordaba momentos muy especiales y sus románticas noches en Perú, donde ambos comenzaron su amor…

Desde Le Plumeti les deseamos que al igual que Pepo y Estela, esa luz estelar os guíe para siempre, tan unidos…

GRACIAS MARÍA, HA SIDO TODO UN HONOR, CONTAR VUESTRA BONITA HISTORIA DE AMOR

Cosas bonitas…

 

(1. Lámina tucanes Eugeniota Collection 2. Capazo redondo Real Fábrica 3. Sandalia Dolores Promesas)

Nos vemos en el siguiente post… ¿os gustó?

Si yo pudiera darte una cosa en la vida, me gustaría darte la capacidad de verte a ti mismo a través de mis ojos. Sólo entonces te darás cuenta de lo especial que eres para mí…

By: Frida Kahlo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *