Bodas con encanto: Pati & Chema

Pati & Chema

Probablemente, y seguro que en más de una ocasión, habréis participado en el eterno debate: “fue amor a primera vista”; algunos a favor del dicho y otros tantos en contra… Y qué si es verdad o es mentira? Y qué si es en ese justo momento o en el siguiente, cuando esa “chispita incandescente” se enciende? Nada puede demostrarlo, pero muchas son las evidencias que delatan un discreto cosquilleo que quizás haga temblar en disimulo, tu pierna derecha; un mordisquito en el labio inferior con mirada temblorosa, o ese mechón de pelo al que sin darte apenas cuenta, de repente le das vueltas y vueltas…

Que sensación más bonita la de conocer a alguien una tarde cualquiera y no poder sacarlo de tu cabeza; sin conocerlo de nada, y parece que le conoces toda una vida; que te apetece estar con él e incluso abrazarle, sentirte cada vez más cerca, querer conocer su gusto por el café, por las tardes de verano, cuáles son sus películas favoritas, o si le gusta desayunar tostadas o huevos rotos…

Un nuevo mundo por explorar que despierta en ti curiosidad y entusiasmo máximo… Podríamos llamarlo Amor a primera vista, o ponerle un título distinto; pero desde mi más sincera y humilde opinión, todos ellos definirían lo mismo.

Y así fue, en el mismo banco sentados, la casualidad y unos buenos amigos en común, les hicieron coincidir la misma tarde; 10 años hace de aquello y aún recuerda con gran emoción Pati, cómo llegó a casa con una feliz sonrisa y le confesó a su madre: “Mamá, he conocido al hombre de mi vida”.

Ellos son, Pati & Chema.

Desde entonces han recorrido el mundo uno junto al otro, aprendiendo cada día, y sembrando una historia preciosa de amor, que celebraron junto a sus seres más queridos, un precioso día de Octubre…

 

Pati escogió para su gran día, un maravilloso diseño de Miguel Crespí, con el que sin lugar a dudas, iba preciosa.

Un delicado vestido con espalda desnuda, en crêpe de seda natural con toques de guipur, y una cola godet ideal. Las mangas tenían forma acampanada, y junto al corte ceñido de la cintura marcada; la combinación resultó divina.

Además, nuestra novia optó por la conocida firma en zapatos a medida, Resan; para vestir sus pies con unos peeptoes en frambuesa velvet; ya conocéis mi “debilidad” por las novias que arriesgan e incorporan notas de color… Una elección estilosa y muy elegante!

Pati lució joyas de gran valor sentimental para ella; su increíble anillo solitario de pedida y un semanario de oro blanco con diamantes, que su suegra Concha le prestó para una ocasión tan especial. Los pendientes fueron regalo de la mujer de su padre y no dudó un segundo en ponérselos, piedras semipreciosas de rubíes y olivitas; que le dieron aún más si cabe, un toque distinguido al look.

En cuanto al maquillaje, y siguiendo su estilo tan natural, nuestra novia contó con la profesionalidad de Paula Sánchez Makeup para jugar con los tonos tierra y maquillaje;  guapísima! El peinado fue un semirrecogido con ondas, que Cucullia adornó con un tocado compuesto por hortensias en crudo y tostado; Pati estaba bellísima.

Floristería Tiscar fue la encargada de la confección del ramo de novia, rosas en color champagne, paniculata, brezo y eucalipto; formaron un bouquet romántico y silvestre, que concordaba a la perfección con el estilismo elegido. Pati quiso envolver esta pieza tan especial, con un lucido pañuelo blanco de puntillas, que la abuela de un querido amigo de la familia, realizó a mano hace más de 100 años; un valor añadido indescriptible. Y éste a su vez, lo sujetaba una fina cinta en velvet frambuesa con encaje que ella misma adquirió en Londres; finalmente, un ramo lleno de simbolismo y significado…

Chema por su parte, se decantó por la prestigiosa firma Sagaz para la confección del elegante chaqué en azul Klein, con pantalón diplomático, que tan gentilmente ese día lució. El chaleco era en color beige crudo y la corbata marino con amebas blancas. Los zapatos fueron de Sagaz igualmente; un outfit elegante y juvenil que me parece una elección exquisita cuánto menos.

La Iglesia testigo de su “si quiero”, fue la Parroquia de Nuestra Señora de las Américas (La Piovera); nos cuenta Pati, que no dudaron un momento a la hora de escoger el lugar Sagrado para su enlace; ya no solo porque se trata de la Parroquia propia del novio y su familia, sino que en ella además oficiarían la eucaristía, los sacerdotes Vicente y Juan, que para ambos son como hermanos. Todo ello sumado a la emoción que ese momento lleva implícito, hicieron que la misa fuera realmente emotiva e inolvidable.

Los niños de arras, tres entrañables pajecitos vestidos por Marta Ussia, despertaron una tierna sonrisa a todos los invitados y asistentes al enlace. Un cortejo muy especial para los novios, que cumplieron con su “labor” como todo unos pequeños ¡campeones!.

Muchos fueron los “momentazos” que ese día sorprendieron tanto a novios como invitados, pero uno que hasta a mi me ha asombrado y estoy segura, fue divertidísimo; ocurrió justo una vez casados en matrimonio; en la puerta de la Iglesia, aún con el corazón estremecido por haber compartido alianzas… los hermanos y primos de Chema les brindaron un Haka Maori de Rugby; emulando a grandes “guerreros” de la danza, las chicas se desprendieron por un momento de sus tocados y pamelas, para dar lugar a este regalo ¡tan inesperado! que terminó cuando los hermanos del novio se acercaron a él para hacerle una touch.

Tras la ceremonia y la divertida actuación de los familiares del novio, todos los asistentes junto a Pati y Chema, se dirigieron a la Finca Las Jarillas para continuar con la celebración; un lugar del que ya hemos hablado alguna vez, y que consideramos de excelente gusto. Ubicado en una zona rodeada de naturaleza en Madrid, la casa consta de rincones cargados de historia y un ambiente privilegiado.

Para el catering contaron con la excepcional profesionalidad de La Cococha, quienes, como a todos tienen acostumbrados, volvieron a servir sus exquisitos platos con un servicio excepcional y un menú inmejorable. De la decoración floral se encargó Inés Urquijo, y la ambientación de toda la celebración se centró como tema principal, en Londres; ciudad de residencia de los novios y lugar donde han compartido momentos inolvidables; los meseros y seating, muy divertidos que recrearon la idea principal, fueron elaborados por Invitarte y quedaron genial.

Toda la organización del día quizás, más emocionante para nuestros novios; vino de la mano de las Wedding Planner Somare & Co. Nos cuenta Pati cargada de agradecimiento, cómo Soledad y Marina se dedicaron por completo en la planificación de ese día, durante todo un año, haciendo un poquito más aún de él, un sueño que se hizo realidad. Es verdaderamente bonito comprobar cómo todo ese esfuerzo y trabajo dio lugar a tanta felicidad. Destaca su delicadeza, creatividad y gran ilusión; aspectos que se vieron evidentes y a todos dejaron sin palabras.

Todas las imágenes son de la adorable y gran fotógrafa profesional, Alejandra Salido; según nuestros novios, tuvieron muy claro desde el primer momento que contarían con su trabajo excepcional; aseguran que fue un “flechazo” tras haber visto varios reportajes de ella, y, literalmente: “Siempre quisimos que fuera ella”. Para el vídeo, igualmente supieron que querían que fuera el equipo de Retrato de un Instante los que captaran todos sus momentos, cuando en la boda de sus íntimos amigos Silvia y Vicente, conocieron lo bonito de sus proyectos, y es que su nombre les delata, retrato de un instante…

Y tras el baile nupcial de Pati y Chema con la canción Strangers in the night de Sinastra, que tanto les desvela su propia historia de amor… Una fiesta llena de alegría, amor y momentos de “flamenquito“; terminó un día difícil de olvidar, marcado aplausos y ovaciones en la propia Iglesia, canciones escritas y dedicadas a los novios, la tuna cantando Sarandonga, y discursos de sus amigos más íntimos…

Una boda que la propia protagonista nos describe como divertida, espontánea y cargada de momentos mágicos; el día más feliz de sus vidas.

Desde Le Plumeti les deseamos que todo ese amor incondicional que sin querer, o queriendo, una tarde cualquiera los sentó en el mismo banco, justo uno al lado del otro… les siga acompañando el resto de sus vidas; que esas mariposas continúen volando para que todos conozcan la historia de la chica que le contó a su madre cómo había conocido al hombre de su vida…

GRACIAS DE CORAZÓN PATI, HA SIDO UN GRAN HONOR COMPARTIR UNA HISTORIA DE AMOR ASÍ DE BONITA

 

Cosas bonitas…

(1. Espadriles Soludos 2. Banderín Bolas Días 3. Cuelgatodo La Señorita)

Nos vemos en el siguiente post… ¿os gustó?

Pueden ser casualidades u otras rarezas que pasan, pero donde quiera que ando, todo me conduce a ti…

By: Silvio Rodriguez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *