Mi Gran Día – Mi Boda

Mi Boda

Qué bonito… Qué bonito solo el hecho de recordar ese día, lo revivo continuamente, como si no hubiera pasado el tiempo. Ya un año me separa de aquello y aún me tiemblan las piernas al pasar por delante de esa iglesia. Dudaba si compartirlo o no, pero no hay nada que me haga más feliz que enseñar a todos, lo que para mi, para él, es el amor… Somos Mª José y Dani, y este fue nuestro gran día, MI BODA.

Nos conocimos hace más de cinco años, fuimos una “simple coincidencia” del destino, y esa inesperada casualidad, se convirtió en un punto de inflexión en nuestras vidas. Rompiendo todo pronóstico, Dani fue capaz en muy poco tiempo, de cambiar parte de mi día a día; involucrada quizás en momentos “no muy fáciles”, o un tanto “duros”, supo encauzar y luchar a mi lado, para que juntos superáramos cualquier obstáculo; una de las primeras frases que recuerdo decirle continuamente era “me has salvado”…

Y es que en esa oficina nos encontramos, nos miramos, y nos dejamos llevar por el corazón; una historia que podría detallar durante horas, pero que prefiero reservar solo en nuestros secretos, un tesorito que nos avala y que juntos llevamos guardado, una suma de momentos que todos los que amamos reservamos en el libro de nuestra vida.

Murcia y León, nunca imaginé que mi media naranja se encontraba a 700 kilómetros, y menos aún, que fuera tan distinto a mi… Mi complemento perfecto, diferencias evidentes que pasan desapercibidas por las pequeñas similitudes que nos mantienen inseparables. Nunca conocí a nadie igual, me enamoré de su mirada incesante, y de toda la vida que me regaló; cuando él es cabeza, yo soy corazón, y juntos somos uno.

Jamás pensé que lloraría tanto como lloré el día que Dani me pidió matrimonio, fue la noche de nuestro aniversario y lo tenía todo preparado a mis espaldas, aún me emociono al recordarlo; de ahí nació la “segunda” canción de nuestra historia, y me encanta mirar el brazo de él cuando suena, porque se eriza la escuche las veces que la escuche, y esos son los detalles de los que hablaba…

Llegó el gran día y a primera hora de la mañana ya tenía la boquita “seca” de tanto sonreir, ¿podía ser más feliz? Rodeada de toda la gente que nos quiere a Dani y a mi, le diría “si quiero”; mi hermana, que vive en Melbourne (Australia) apareció por sorpresa; y el sol quiso brillar con muchísima fuerza para que todo fuera como siempre había imaginado, mi particular “cuento de amor”…

Yo llevé un diseño de Jesus Peiró, corte sencillo y una espalda pronunciada; fue probármelo y no dudé un segundo… Su caída me conquistó y creo que no había otro que concordara más con mi personalidad y gustos. Puedo garantizar que aún sigo enamorada de él.

El tocado fue obra de mi gran Fanfan et Poupi, a quienes no puedo estar más agradecida, no solo por el trabajo impecable que demuestran con cada obra, sino porque el trato es encantador; son estilosas de los pies a la cabeza, y eso las ha situado en un lugar privilegiado. Desde entonces, trabajar a su lado y lucir sus tocados ha sido, y espero que siga siendo, algo maravilloso.

Los zapatos fueron de diseño propio, gracias a Uniqeshoes, conseguí justo, la combinación que busqué durante meses. Las joyas fueron como casi todo lo que lucí, regalos familiares únicos, los pendientes de Domingo Quiñonero Joyero, mi anillo de pedida, y una pulsera de oro blanco de mi madre, súper fina. La mantilla, “ese algo prestado”, una de mis mejores amigas la lució el día de su boda y con muchísimo cariño me la prestó afirmando: “aquí tienes mi tesoro”…

Del ramo de novia, al igual que de la decoración floral, se encargó La Orquídea, tenía muy claro lo que quería y ellas le dieron vida; cuando lo llevaron a casa, no pude contener la emoción, “¡qué bonito!” (fue la frase más repetida del día).

Mi madre, espectacular, tan elegante como habitualmente, llevó un vestido precioso de Fely Campo, con tocado como no, de Fanfan et Poupi; y mi padre un chaqué clásico de Tu Chaqué. Mi hermana, rompió moldes con un súper vestidazo de Nubbe Clothes en Obano, y mi hermano, la primera vez que llevaba traje… de Presintown (mi pequeño me dejó sin palabras).

Dani supo desde un principio que añadiría su “toque” particular; tiene mucha personalidad y tenía claro que quería que todo lo que llevara, le encantara. Y así fue, una noche inspirándose por la web, en uno de nuestros “post” encontró justo lo que buscaba; desde entonces no había nada que le gustara más, probó en varios lugares pero finalmente se decantó por lo que tanto le llamaba la atención.

Lució chaqué en marino con chaleco a cuadros de estilo escocés de El Ganso; ¡nunca he visto un novio más guapo!. Tanto la camisa, como la corbata y los gemelos fueron de Hugos Boss, y el reloj fue mi regalo de pedida, de Emporio Armani.

El conjunto en sí, me pareció súper divertido a la vez que elegante, era la combinación perfecta que representa su carácter más personal; siempre dice que “el traje le da poderes”, y ese día puedo asegurar, que estaba ¡poderosamente impecable!.

Mi suegra y madrina de boda, también nos sorprendió a todos, no dudé un momento que iría guapísima, pero verla con ese vestido tan bonito y favorecedor que ella misma diseñó, junto a esa mantilla antigua preciosa, me encantó. Mi suegro también lució súper elegante con chaqué clásico; y tanto mis cuñadas, como mis cuñados, impresionantes.

A mis niños de arras ya los conocéis por mis Posts anteriores, pero tenía que volver a nombrarlos… Hicieron un papel tan bonito e importante… Todos vestidos por Bemini, con tocados de Masario y zapatos de El Tocador de Victoria; siguen siendo ojo de toda mirada, para mi, un trocito muy importante en mi historia.

La ceremonia tuvo lugar en la Iglesia del Convento de San Francisco; es un lugar muy especial, parte de mi colegio, y templo donde se encuentra la imagen de mi “virgencita” de los Dolores; sede de la hermandad de labradores del Paso Azul. Además, Don Elías Vecino, sacerdote de Astorga y tío de Dani, fue quién la ofició, un gran honor sin duda para ambos. Quizás fue todo ello, lo que hizo tan emotiva la homilía.

Recuerdo ver poquito a poco desde bien joven, la construcción de lo que hoy es el Parador de Lorca, ubicado en uno de los sitios más bonitos y emblemáticos de la ciudad; me vuelvo a emocionar al revivir cómo decía “si alguna vez me caso, la celebración será allí”…

Y tal como deseaba ocurrió, fue una noche maravillosa, con vistas a toda la ciudad y en el mismo recinto del histórico Castillo de Lorca; tenía todo lo requerido para que fuera de ensueño… (Perdón si a veces “peco” de exaltación, pero no puedo evitar demostrar lo bonito que lo viví)

La cena estuvo genial, según nos comentaban, todo riquísimo, se me hizo “muy corta y emotiva”, la viví con tanto entusiasmo… Fue una suma de momentos super bonitos, los regalos que Dani y yo nos hicimos mutuamente, el detallito a nuestros padres; y el momentazo del ramo. Escuchando nuestra canción favorita (“La quiero a morir”) mi hermana y yo nos fundimos en un abrazo infinito…

Nuestros amigos amenizaron continuamente, son los mejores y estamos súper orgullosos de ellos. Salieron bailando la canción de “Hakuna Matata”, ¡qué graciosos! y nos regalaron un viajecito que no tardamos mucho en disfrutar, con entradas al musical de El Rey León, ¡son totales!

El “manteo” a Dani de sus amigos que le regalaron un reloj precioso, y los millones de abrazos y besos, nos hizo vivir aún más, esa noche tan especial.

Abrimos el baile con la canción “Total Eclipse of Heart” de Bonnie Tyler, un tema con muchísima fuerza que nos levanta a los dos (bailaría con él todos los días de mi vida…)

Fue una fiesta inolvidable, lo pasé bomba, la mejor de mi vida sin duda; la más bonita, la más “TODO”. Sr. Pastel nos hizo una mesa dulce espectacular, con todo tipo de detalle; bailamos al ritmo del Dj. José Martínez, y Animalum supo capturar los momentos más divertidos con su photomatón y la animación para los más peques.

De todo el reportaje fotográfico se encargó Germán & Vero, a quienes tengo que agradecer de todo corazón, el trabajo tan ideal que nos han regalado; ha sido un grandísimo placer conocerlos y poder haber contado con ellos. Si algo tuvimos claro desde un primer momento, era que queríamos que fueran quienes inmortalizaran nuestro gran día, y el resultado cuanto menos para nosotros, ha sido perfecto.

La sonrisa orgullosa de mi padre, caminar con él hacia el altar; la mirada continua de alegría de mi madre, el tener a mis hermanos junto a mi; cada una de las lágrimas de emoción de Dani… Fundir Murcia y León en una sola familia, tener a las personas más importantes de nuestra vida junto a los dos.

Cada cariño recibido, cada beso y cada abrazo, los aplausos, la alegría de todo el mundo, sentirnos arropados, compartir el amor, un día plagado de detalles, gestos, de amor…

Nombraría a todos y cada uno de nuestros amigos y familiares, solo para agradecer lo grandes que nos hicísteis sentir, la felicidad infinita.

GRACIAS

A mi Dani: volvería a decirte mil millones de veces más… SI QUIERO

 

 

Cosas bonitas…

(1. Taza Hello Lady Numa Shop 2. Collar Bichos Grey by Carmen Ruiz 3. Benita Conejita Lelelerele)

 

Nos vemos en el siguiente post… ¿os gustó?

 

Yo sé que tú no entiendes de unicornios en el garaje pero te he visto aparcando el coche con cuidado para no atropellarlos. Yo sé que tú dejaste de ir hace mucho a la tercera estrella a la derecha y todo recto hasta el amanecer, pero cada noche dejas la ventana abierta para que yo sí pueda. Yo sé que tú eso de la primavera en invierno no lo ves muy claro, pero cuando miro los jarrones están llenos de agua para que ponga las flores. Yo sé que tú no eres de estar en las nubes pero nada más que pongo los pies en la tierra estas esperándome mirando al cielo.
Yo sé que tú no eres yo, pero haces que no tenga que dejar de serlo.

By: Emma Bazán

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *