Bodas con encanto: Cristina & Alejandro

Cristina & Alejandro

En varias ocasiones me habéis preguntado si las bodas que publicamos son de amigos nuestros, o por lo menos conocidos; cómo contacto con las novias o dónde nos encontramos… Hoy tengo que confesar, que a Cristina, la busqué yo; confieso que vi una imagen de ella de pasada, navegando por la red; sin buscar nada en concreto, pero cogiendo ideas de por aquí y por allí, para mostraros tantas cosas bonitas como pueda… Es mi gran afición.

Fue algo azul, sin apenas darme cuenta, lo que me llamó la atención, ese terciopelo tan delicado que me enamora y me parece exquisito… Y ahí estaba, un romántico vestido que me cautivó por completo. No dudé ni un momento y me puse manos a la obra hasta lograr encontrar entre fotografías y distintas redes, a nuestra querida novia Plumeti de hoy, ella es Cristina, y ésta es su bonita historia de amor…

A veces, cuando se habla del “juntos toda la vida“, suele confundirse confianza con cariño; no haciendo así distinción entre lo que llega a ser un pálpito verdadero, con una simple amistad o el conformismo que en determinadas ocasiones, esconde el verdadero sentido de lo que aguarda el corazón.

Es complicado llegar a entender lo que nuestros sentimientos nos desvelan, cuando vives en temprana edad y aún te queda tanto por aprender; es incluso más difícil entenderlo cuando desconoces el significado de aquellas revoluciones sentimentales que vamos descubriendo a lo largo de la vida… Y no somos conscientes de lo importante de ello, hasta que no comprobamos su verdadero valor, aquello que tantas veces hemos escuchado sin detenernos ni un momento, y es que; “no sabe uno lo que tiene hasta que…

Y así fue, amigos desde la infancia, Alejandro y Cristina ya compartían colegio y amistades; muy cerca el uno del otro, crecieron compartiendo sus vidas, y durante cuatro años formaron una bonita pareja. Pero como tantas veces hemos visto, la vida vida hizo de las suyas, y puso tierra de por medio. Por circunstancias varias, sus caminos se separaron; quizás eso dio lugar a un nuevo comienzo para ambos; nuevas vivencias, y experiencias con las que aprendieron a vivir lejos el uno del otro.

Su cariño los mantuvo más unidos de lo que ellos mismos imaginaban, y sin perder el contacto, fue la misma vida, la que de nuevo, los unió. Después de tanto tiempo, cinco años separados, tras pensar y pensar; y conocer a mil personas, aprender a echar de menos y a descubrir nuevas emociones… Se reafirmó lo que entre estos dos pequeños e inocentes “chiquillos” nació hacía mucho tiempo…

Amor que ha ganado la batalla a la distancia y a cualquier contratiempo, y que ambos se juraron un 17 de Septiembre.

Llegó el gran día…

Cristina lució, como mencionamos al principio, un bellísimo diseño de Helena Mareque; afirma segura, que tenía muy claro desde un principio, que confiaría plenamente en ella para la confección de una pieza tan especial. Y desde luego, el resultado salta a la vista, preciosa.

Esta gran diseñadora, de reconocido prestigio; que cada día más, demuestra sus dones de creatividad y romanticismo… Supo captar por completo, la idea de Cristina; ideó siguiendo sus deseos, el vestido de sus sueños; con toques de color y una espectacular capa azul; sencillamente impresionante.

En cuanto al tocado, vuelve a asegurar que no dudó ni un momento a la hora de escoger a quienes lo realizarían; desde luego el acierto estuvo garantizado; Suma Cruz volvió a impresionar con su artesanía, y diseñó tal y como nos tiene acostumbrados, una tiara exquisita.

La elección de los zapatos fue quizás, un poquito más complicada. El no tener muy claro lo que realmente quería, hizo que nuestra novia buscara entre varios Atelier y diseñadores… Hasta que finalmente, unas sandalias azules en terciopelo, con tacón forrado en piedrecitas; de Miu Miu, la conquistaron.

Salta a la vista, la belleza tan natural de Cristina; de rostro inocente y larga melena; fue ella misma la que optó por maquillarse; un tanto extraño, ya que por lo general, todas las novias deseamos ponernos en manos de grandes profesionales, no solo para la vestimenta; sino también para la propia estética. Pero, nos cuenta que después de varias pruebas de maquillaje, sin conseguir sentirse tal y como ella es; decidió que sería ella la que realzaría sus facciones tan dulces, de una manera muy natural y personal.

Los encargados de la realización del ramo de novia fueron los especialistas de floristería Arrayán; un bouquet estilo silvestre que combinaba a la perfección con el look final de nuestra bonita novia.

Alejandro optó por Knack Men para confeccionar un clásico chaqué en marino, a medida; a juego del chaleco y con un toque alegre en el color de la corbata, también de Knack Men; el novio lució muy elegante y refinado, a la vez que juvenil.

Ambos tenían claro que querían disfrutar lo máximo posible de su boda; después de tanto tiempo soñando con ella, decidieron que duraría todo un fin de semana. Y para conseguirlo, recorriendo distintos lugares buscando el encanto de cada uno de ellos, hasta que llegaron a la Finca Monte de Cutamilla en Sigüenza; tanto él como ella se enamoraron de todo aquel emplazamiento, y juntos llegaron a la misma conclusión, ese era el lugar idóneo para una celebración tan bonita.

Y así, un en paraje natural como ese, rodeados de naturaleza y ambientados en el romanticismo; se dieron el “si quiero” más eterno de sus vidas; junto al manantial donde se embotella el agua Fontvella; arropados por sus familiares y amigos más incondicionales; sumaron momentos y detalles muy emotivos, que perdurarán en la memoria de ambos…

Y quizás entre tantos, el más dulce lo protagonizaron los niños de arras que acompañaron a la novia, sobrinos de ella, tuvieron un papel muy importante y especial. La damita iba vestida de Nicoli, y el pajecito de Pratte y Saint Claire; dos peques que hicieron las delicias de aquella llegada… Su hermana, mamá de ambos, lució de les Jardines de Bagatelle.

Leyendo “entre líneas” a nuestra novia, seguramente no me equivoque cuando entiendo que entre ella y su hermana, hay una complicidad infinita, compañeras y amigas; no cabe lugar a dudas, son inseparables.

Destacaron además, la madre de Cristina, vestida con un diseño de Hannibal Laguna y sandalias de Miu Miu; y la madre de Alejandro, con un vestido de la diseñadora Valenzuela, muy elegantes y estilosas.

Todas las imágenes son del profesional equipo de Momen Fotografía, instantes que tras la cámara han conseguido congelar, sonrisas infinitas y tiernos gestos que quedarán en el recuerdo de ambos gracias a una fotografía tan natural y única; desde luego confieso, que conocer a estos fotógrafos, para nosotros ha sido un grandísimo hallazgo.

El Catering que sirvió y realizó las exquisitas delicias que se sirvieron, fue Mara Catering, de los mismos propietarios de la finca. Toda la decoración de ésta también fue obra de ellos; realmente bonito, no sabemos si será por el propio encanto del entorno, o por el buen gusto que demostraron; pero todo parecía estar hecho a medida, una puesta en escena perfecta.

De los detalles más emotivos, Cristina nos destaca aquel en el que dividió su ramo en dos, para entregarle cada parte a las dos chicas más importantes para ella; su hermana y su madre; un gesto de dulzura y cariño que a ambas emocionó muchisísimo.

Además, no quiso pasar por alto a cuatro grandes amigas, sus segundas hermanas; y un pequeño ramo les regaló como símbolo de amistad; y es que todo detalle a una amiga verdadera es poco, esas amigas que siempre están ahí, esas que son incondicionales, grandes confidentes, las de siempre y para siempre.

Tras la cena, unos amigos de ambos se decidieron a dar un conmovedor discurso; un relato de su historia de amor enternecedor, con toques divertidos que a ambos fascinó.

El baile se abrió con la canción 500 miles de Peter Paul and Mary, bailado por Cristina y su padre; y tras éste, los novios sorprendieron a todos con una coreografía que habían estado ensayando, con la canción The Book of Lover de Peter Gabriel, realmente, un momentazo.

Uno tras otro, momentos y detalles que hicieron que ese día fuera sin lugar a dudas… INOLVIDABLE.

Desde Le Plumeti les deseamos que ese amor tan fuerte y verdadero, perdure con el paso de los años, tanto como en toda su vida…

MIL GRACIAS DE CORAZÓN A CRISTINA, NO SOLO HA SIDO UN GRAN PLACER Y HONOR, SINO QUE ESPERO QUE UNA HISTORIA TAN AUTÉNTICA, SIRVA DE INSPIRACIÓN A TODAS AQUELLAS QUE HOY, NECESITAN UN MAÑANA PARA SEGUIR ADELANTE…

Gracias por dejarnos conocer algo tan íntimo y personal, gracias por tu dulzura, gracias por todo…

 

Cosas bonitas…

(1. Juego de tazas Robert Gordon 2. Cámara de madera Behind the trees 3. Lazada Lucia Be)

 

Nos vemos en el siguiente post… ¿os gustó?

 

Cuando tu sonríes, mi mundo se para, se une la distancia que nos separa. Más de dos décadas para conocer la vida que juntos nos separa…

By: @conversoconversos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *