Bodas con encanto: Irene & David

Irene & David

No os imagináis lo afortunada que puedo llegar a sentirme cuando recibo mensajes de nuestras novias; comprobar que este pequeño y humilde espacio sirve de inspiración para uno de los días más especiales en el amor, es sin lugar a dudas, una suerte que me hace ser por momentos, inmensamente feliz.

Ella me regaló unas palabras preciosas y no dudé un segundo en compartir con todos esa ilusión, me encanta su manera de sonreir y lo enamorados que salta a la vista, se dieron el «si quiero»…

Irene y David son hoy nuestros protagonistas, y esta es su bonita historia de amor.

Hablan de ellos como «una pareja muy especial», quizás porque la química entre ambos es más que evidente; amigos desde la universidad, Irene nos cuenta que lo fácil que fue enamorarse de él.

Tiene la capacidad de hacerme sonreír cada vez que se lo propone…

(Es algo tan fundamental… tan importante, que presumir de ello tendría que ser obligatorio. Tu pareja, tu esposo, tu amigo, tu mejor amigo, tu hombro donde llorar y la fortuna que día a día te hace dichosa. Sentirte cómoda, en casa y contenta, que sea su calor el que te acoja y su mano tu mayor alivio; que alguien pregunte ¿quién? y tu contestes él. Así es como nace y se hace el amor, tan fácil y difícil a veces; tan compenetrado y especial, tan tuyo y tan suyo; solo así.)

Once años uno al lado del otro, en su alrededor todos aseguran que Irene y David son alegría, que transmiten vida y que a pesar de ser completamente diferentes, se complementan a la perfección.

Fue justo el mismo día que Irene leyó su tesis Doctoral, cuando entre nervios y mil emociones, David la sorprendió con una pedida de mano inolvidable; ambos se habían planteado en más de una ocasión, que tras el doctorado darían el paso, pero fue totalmente inesperado para ella, el que ese mismo día se comprometieran, ¡que emocionante!

Ambos quisieron que fuera el mismo día de su aniversario como novios, el escogido para ser marido y mujer; nada podía ser más bonito… Irene, radiante y plena de felicidad, escogió un diseño de Laura Monge, con manga larga y espalda desnuda, iba realmente ideal.

Nos cuenta que el trato recibido en el atelier de Laura Monge fue excepcional, la calidad de los tejidos y la elegancia que caracteriza a la firma, la empujaron a tomar la decisión, hoy en día sigue enamorada de su precioso vestido, y es que esa sencillez tan cuidada lo hacen muy especial.

Tanto en la cintura como en las mangas y rodeando el escote de la espalda, el vestido desfilaba un discreto bordado que le daba ese toque, aún si cabe, más estiloso.

Los zapatos fueron a medida y diseñados por ella misma, en rosa empolvado y con tacón ancho, combinaban a la perfección con el estilo del vestido. Irene decidió llevar un peinado natural, y para continuar la linea del resto del look, eligió un recogido bajo, adornado con un tocado de flores precioso, confeccionado por Las Flores de Florentina.

Como joyas, unos pendientes antiguos de su abuela y el anillo de pedida, un símbolo verdaderamente sentimental. El ramo fue de obra del Desván de Kuca, y el conjunto era maravilloso, Irene fue preciosa.

Su madre, con quien compartió sus momentos previos al enlace, lució un diseño a medida de Conchita Saiz, y su prima más cercana un vestido ideal de Dolores Promesas.

David, cual galán, escogió un chaqué en marino, con chaleco gris y corbata a topitos blancos, todo ello de Chaques.net; sus zapatos fueron de la marca Clarks, y de joyas optó por unos gemelos de la firma Tous junto a un reloj ideal de Frederique Constant.

La ceremonia tuvo lugar en la Real Basílica de San Francisco el Grande, un templo católico situado en Madrid, con gran historia y belleza monumental. Al igual que de la confección del ramo de novia, la decoración en la iglesia vino de la mano de El Desván de Kuka.

Una misa emocionante y muy bonita de la que seguro, hay cientos de momentos que ambos recordarán con verdadero cariño.

Todas las imágenes son obra de Click10, a quienes tengo que confesar, admiro y sigo desde hace bastante tiempo… Son grandes profesionales, y en cada imagen lo demuestran…

Ya como marido y mujer, y tras la misa, todos se trasladaron a La Masía de José Luis para la celebración del matrimonio. Un restaurante de gran prestigio, que combina tradición y modernidad, ubicado en una sofisticada finca, llena de preciosos rincones; verdadero lujo.

El catering fue el del mismo restaurante y todos quedaron encantados con la variedad y los exquisitos platos que se sirvieron. En cuanto a los detalles y la decoración del lugar, Irene nos cuenta ilusionada, que todos ellos fueron elegidos y elaborados en gran medida por ella misma. Para el Seating Plan y los meseros, contó con la ayuda de su cuñada, ella también había pasado por el altar hacía poquito, y su opinión y apoyo se hizo fundamental.

Los novios quisieron regalar a sus invitados botellitas de vino, denominación de origen Bullas (Murcia) propio de las bodegas de la familia materna de Irene; y bailarinas para que las chicas pudieran descansar los pies. Del photocall se encargaron su mejor amiga Noelia, junto a su novio David, quienes realizaron a mano un globo aerostático de atrezzo, un símbolo muy importante para la pareja con los que quiseron compartir.

Momentos importantes hubo infinidad, pero Irene nos recuerda con especial cariño, los detalles que tuvo con sus amigas más cercanas; a su amiga Noelia (vestida con un vestido ideal de La Más Mona), le hizo entrega de su liga y un viaje en globo para que compartiera con su pareja, tras el esfuerzo de ambos y la amistad tan cercana de ellas, nuestra novia quiso tener un obsequio especial.

El ramo se lo regaló a su querida amiga Laura, quien ese día lució un vestido espectacular de Colour Nude y complementos de La Más Mona. Ha sido la siguiente en dar el «si quiero» y los preparativos que juntas han vivido y compartido, las ha unido aún más. Entre sus amigas, Irene destaca también el look de Rebeca, vestida por Cherubina.

Toda la boda fue súper divertida y repleta de sorpresas inesperadas para todos; pero sin duda, el momento más especial de toda fue el baile que organizaron las amigas de la novia, con la canción “Andas en mi cabeza”, aparecieron de repente 30 chicas en mitad del salón, y asombraron a todos con una coreografía espectacular, ¡todos estaban alucinando!

Además, David tuvo el detalle de salir con unos originales carteles llenos de mensajes preciosos que dejaron a la novia sin palabras, ¡un detalle muy emotivo!

Juntos es mejor…

Qué bonito es todo cuando se hace con Amor…

Gracias Irene

Desde Le Plumeti os deseamos un futuro lleno de cariño, y de sonrisas, esas que tanto regalais, esas que os definen como especiales para todos…

 

Cosas bonitas…

(1. Lazo Dauphine Lutecia Couture 2. Gargantilla Forest Dime Que Me Quieres 3. Toppers Knots)

 

Nos vemos en el siguiente post… ¿os gustó?

 

Me basta mirarte para saber que con vos me voy a empapar el alma…

By: Julio Cortázar

One Comment

  1. Laura

    Que pasada de post… Os leo y parece que estoy de nuevo viviendo ese día. Los que conocemos a David e Irene sabemos que tienen una relación muy especial y que prepararon la boda con muchísimo esmero y cariño. Prueba de ello fueron los numerosos detalles que tuvieron con los invitados a lo largo de todo el día.
    Del look de la novia poco más se puede añadir… creo que no he visto una novia más elegante, más auténtica y más disfrutona en la vida.
    David e Ire, gracias por TODO! Y enhorabuena al blog por hacernos recordar un día tan maravilloso!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *