Me caso… y ahora qué? (Primera parte)

Me caso… y ahora qué?

(Primera parte…)

Si no me equivoco, y creo que no… Uno de los momentos más especiales en una relación en pareja, es sin lugar a dudas, la pedida de mano… Algo tan significativo e íntimo que se recuerda con un cariño muy especial, inolvidable.

Muchas no estaréis de acuerdo con mi humilde opinión, pero segura estoy cuando digo que la inmensa mayoría se ha jurado amor eterno con o sin anillo, de una manera tan dulce, que quedó grabada en su corazón por y para siempre… Pues esa es la pedida de la que hablo, de ese si quiero, de ese tu y yo, y de ese nuevo «nosotros».

Y si a todo ello, le sumas la emoción de comenzar con un proyecto tan personal, como lo es la organización de tu boda, el entusiasmo si cabe, se multiplica por un millón!!

Quizás con la alegría del momento, a veces inesperado y sorprendente; no llegamos a ser demasiado conscientes de lo que supone esta «gran organización»… y llega la mañana del día siguiente, cuando con el café en mano, y aún inmersos en un sueño de amor, ambos cruzáis miradas cargadas de ilusión, sonreís y aparece la temida frase… ¿y ahora qué?

No todas las parejas saben por donde empezar, y es que, no todas ellas son tan «adictas» al mundo de las bodas (me confieso fiel seguidora, admiradora y terriblemente adicta a todo lo que rodea el mundo nupcial…); no todo el mundo está al corriente de la cantidad de preparativos que conllevan la planificación de un día que, finalmente, será único e irrepetible en la vida…

¡Disfrútalo!

Pues bien, hoy me decido a presentaros un «mini-calendario» o «timming«, para ayudar en la medida de lo posible. Lo planteamos para seguirlo en doce meses, tiempo más que suficiente para planificar esta celebración (se podría preparar en mucho menos tiempo, pero tan solo es un ejemplo a adaptar a tus propias circunstancias).

Entiendo que cada pareja es un mundo, así que será una simple guía que en nuestro caso personal, nos vino genial para estructurar un poquito los preparativos.

Mes 12:

La ilusión inunda nuestros días y no hay nada como soñar con una boda inolvidable, perfecta, personal y agradable para el gusto de todo el mundo… ERROR!

Si hay algo que debemos tener bien claro, es que nada es perfecto, porque no existen patrones que así lo establezcan; por lo que, lo que para uno es ideal, para otro será todo lo contrario. Una boda es algo tan íntimo y personal, que solo entra en juego los criterios de dos personas, los verdaderos protagonistas, los novios.

Todos los invitados al evento se encantarán solo al comprobar que ese día regaláis amor y mucho cariño, que todo gira en torno a vosotros dos, y que en el ambiente tan solo se respira felicidad…

Meses 11 y 10:

Una vez se haya interiorizado bien, el concepto «personal» y la frase, «nuestra boda girará solo, en torno a nuestro mundo»; comenzamos a dar pasitos y tomar decisiones. Siempre dentro de un entorno de tranquilidad y armonía; conversando con nuestra pareja, llegando a acuerdos y valorando distintas posibilidades.

Es la hora de escoger fecha, lugar de ceremonia y lugar de celebración; estos tres apartados van unidos de la mano, ya que hay que entender la disponibilidad de cada uno de los sitios escogidos. Mi consejo principal es plantear las distintas opciones, e ir descartando en función de los gustos y tradiciones de cada uno, hasta llegar al punto en común.

Visitar varios emplazamientos sin reparo alguno, nunca sabremos lo que nos pueden ofrecer si no investigamos un poquito… Una ceremonia solemne en iglesia, o al aire libre, un cortijo antiguo para el convite, una casona, lugares con tradiciones artesanas, o villas campestres… Sacar el encanto de cada lugar, también dependerá de vosotros dos.

El fotógrafo y videógrafo; un punto casi tan importante como los anteriores, aunque no lo creáis; párate un minuto y piensa, tanto tiempo y dedicación que se invierte en un acontecimiento de estas característica, y cuando menos te lo esperas, ha pasado dejando solo en el recuerdo de todos, instantes de emoción, alegría, añoranza…

Pues de todos aquellos recuerdos, que nunca vas a querer borrar de tu memoria, se encargarán ellos; serán los que recojan en imágenes todas esas anécdotas que seguro, el día de mañana te gustará revivir…

Cuanto antes toméis la decisión, mucho mejor.

Meses 9, 8 y 7:

A este periodo podríamos llamarlo, «pinceladas» o así me lo propuse yo, igual en el caso de los chicos, estos meses pueden parecer algo prematuros, pero nosotras, muy probablemente los tomemos de otra manera…

Estudia, conoce las tendencias más actuales; lo que se lleva y lo que no, enriquece tu conocimiento, y finalmente hazlo tuyo. Aprende a saber qué es lo que realmente te gusta y descubre aquello que no, asesórate con magazines y diarios temáticos; Tendencias de Boda y Telva Novias fueron mis grandes aliadas…

Blogs de bodas que pueden inspirarte en millones de aspectos, y es que documentarse a través de la experiencia de los demás, nunca pensé que fuera tan positivo; La Champanera y Querida Valentina son mis favoritos, pero no podría dejar de recomendaros nuestro querido mundo Le Plumeti.

Las redes sociales pueden abrirte puertas, sigue a tus diseñadores favoritos, ellos comparten imágenes y artículos a veces bastante interesantes; de ellos, de sus seguidores y seguidos, navegando entre fotos y enlaces distintos, encontramos millones de instantáneas con las que se pueden tomar ideas distintas.

Existen además, App destinadas en exclusiva a la colaboración en la organización de boda, Bodas.net entre otros, cuenta con artículos actuales en tendencia, y una base de datos de proveedores que, en función a vuestra situación geográfica, pueden facilitar tu búsqueda; además sus foros y comentarios del resto de usuarios, sirven como guía perfecta.

Elabora tu propia «Wishlist«; una lista de favoritos con vestidos de novia, destinos de luna de miel, fotógrafos, posibles decoradores, estilistas…

Hazte con una agenda, bloc o diario, y apunta en él todo lo que te llame la atención, yo os aconsejo el Diario de la Novia, o el álbum de Mr. Wonderful, Y fueron Superfelices, y comieron Perdices. No pierdas las ideas con las que podrías encontrarte en tu día a día y guarda para ti, todo aquello que te llame la atención…

Una idea genial, es dedicar un «espacio» en casa a recopilar piezas y pequeños detalles; un cuadro de corcho donde archivar con chinchetas, todas aquellas imágenes bonitas que tanto nos han gustado, recortes de revista, o trozos de tela que te hayan sorprendido; una flor, una invitación antigua, una cinta de raso o de terciopelo de un color romántico…

Aquellas «cositas», en un principio insignificantes, pero que pueden llegar a representar algo realmente bonito, el día de la boda. Nutre tu momento de todo lo bello que te rodea, y empieza a dar forma a vuestro particular mundo; comenzar a reorganizar las ideas es el siguiente paso.

Mes 6:

Llegamos al punto central del periodo dedicado a los preparativos y organización, tras haber escogido cuándo y dónde se oficiará y celebrará el enlace, los fotógrafos que inmortalizarán cada momento; después de haber recopilado y archivado centenares de ideas y detalles que nos gustan; es el momento de comenzar a darle forma a nuestro sueño.

Aunque existe la falsa tradición y leyenda urbana, acerca de que es la mujer quién posee íntegramente la propiedad acerca de la elección de cada uno de los aspectos relevantes de la boda; todas sabemos que es algo de dos, y mi sincero y humilde consejo es, que nunca toméis decisiones solas, tu cincuenta por ciento, debería conocer las decisiones que se toman; hacerme caso cuando os digo, que llegado el momento; él disfrutará mucho más de lo que imagináis.

Toma de decisiones;

  • Elección del vestido de novia
  • Elección del destino de la luna de miel
  • Decidir quiénes serán los testigos y las arras
  • Finalizar borrador con invitados
  • Escoger tipo de invitaciones

El borrador de invitados, aunque parece que desde un primer momento está muy claro, no os imagináis las modificaciones a las que se somete, día tras día incluso… Por lo que si a 6 meses del gran día, cerráis el número, más adelante os ahorraréis grandes preocupaciones; surgirán igualmente cambios inesperados, pero es algo que se debe prever.

Este mes es el ideal también, para comenzar con tu cuidado más personal, comienza a mimarte y relajar tu piel; existen millones de planning estéticos para llegar al día D con toda tu belleza natural en su estado más puro y fino, a ello dedicaremos más tiempo más adelante… De momento, comenzar a mirar en una misma, debería ser una condición obligatoria para todas, y para todos.

Mes 5 y 4:

Y aquí es cuando el novio, empieza a sentir curiosidad sobre cómo vestirá; en la mayoría de los casos, ellos saben desde siempre, qué tipo de traje quieren llevar para el día de su boda (chaqué, uniforme, frac, esmoquin…). A pesar de mi repetida debilidad por el clásico chaqué, se que no todos los hombres tienen los mismos gustos; por ello, es ahora cuando tienen que dar vida a ese traje que tanto les gusta y siempre les ha llamado la atención en su cabeza… La combinación de colores, el estilo de pantalón (slim, recto…), los complementos, corbata, gemelos, zapatos… Al fin y al cabo, el mundo del novio es más complicado de lo que parece!

El día se acerca y ahora toca concretar los detalles más pequeños, aquellos que convertirán tu boda en un enlace muy personal…

Creo que a lo largo de las tradiciones más arraigadas, se ha ido «sobrevalorando» de manera innecesaria, los obsequios que tanto los novios como los padrinos, reparten a los invitados. Se original, sorprende con algo diferente y olvida aquellos detalles que no llegarán siquiera, a cruzar la puerta del salón o restaurante…

Y es que existen innumerables objetos que personalmente defino como un tanto «absurdos«, que no tienen ninguna función, y llevan consigo un derroche de dinero completamente evitable. Considero que una bonita cesta de mimbre o de paja, con esparteñas, pai pais, sombreritos y demás enseres que puedan ser utilizados en la misma boda, haciéndola aún más agradable y divertida, es la mejor opción.

Una romántica mesa dulce o Candy bar, el rincón del fumador, un divertido photocall, o detalles realizados a manos por los novios; tienen mucho más valor que cualquier miniatura «inservible» con el nombre impreso de los recién casados.

Regala tradición combinada con ideas diferentes y naturales, dejar en un rincón los detalles y que los invitados acudan a ellos, posarlos en las mesas como complemento a la decoración, o diseñar espacios para ellos; además de dar un toque de elegancia y vistosidad, ayudan a que los protagonistas inviertan ese tiempo en disfrutar al máximo.

Además, estos meses son ideales para ir rematando el look final de nuestra querida novia plumeti; zapatos, joyas, maquillaje y peluquería, deberían quedar contratados en este momento. Reúne los recortes que seleccionaste en tus revistas favoritas y llévalos a la persona en la que vas a confiar tu peinado; ella mejor que nadie puede aconsejar y proponer el estilo que se adapta más a las facciones de tu cara, siempre acorde con los gustos y personalidad de cada novia. A veces cuesta decidir cómo acertar, sin embargo, solo el ser tu misma ya es un gran acierto; si hay alguien que sabe realmente sacar partido al peinado de la novia, es Marieta Hairstyle, para mi, máxima inspiración.

Los zapatos se han convertido en una nueva joya, una pieza con la que muchas novias deciden romper el blanco puro; zapatos azules que representan «ese algo azul«, sandalias atadas con cuerdas infinitas, zapatos que diseña uno mismo, a medida… Posibilidades hay centenares, pero cuando encuentres los tuyos, lo sabrás.

Y ya solo nos quedan los últimos 3 meses, los «nervios» de última hora, los dejaremos para el siguiente post.

Todas las imágenes de hoy son de la gran profesional, Alejandra Ortíz, confieso haber descubierto en ella, toda una sensibilidad exquisita…

Cosas bonitas…

(1. Gafas carey Mr. Boho 2. Colgante cruz Joyería Suárez 3. Agenda No me da la Vida Lucía Be)

Nos vemos en el siguiente post… ¿os gustó?

¿Un beso? Un truco encantado para dejar de hablar cuando las palabras se tornan superfluas…

By: Ingrid Bergman.

One Comment

Comments are closed.