Las Arras de Alejandra Salido

Las Arras de Alejandra Salido

Recuerdo con especial cariño, lo que me encantaba pasar tiempo junto a mi abuela, estar a su lado y escucharle atentamente… Dormir acurrucada a ella, las noches de verano acompañada de su abanico, inseparables, hiciera el tiempo que hiciera, ella abanicaba para que ninguna de las dos pasáramos calor. Sus manías, su “sobremesa”, sus manos, sus gafas; siempre tan perfecta, tan guapa y tan dulce.

Recuerdo también, las tardes en las que mi madre me partía trocitos de varias frutas para merendar; el beso de buenas noches de mi padre; y el momento en el que supe que tendría una hermana…

Nunca olvidaré las Navidades abriendo regalos en la cocina del restaurante de mis abuelos, mi tío armando pieza a pieza cada uno de mis juguetes, mientras llenábamos todo de papel de regalo, y mogollón de felicidad.

Adoro acordarme de los juegos “peleosos” con mi primo Jose Javier, de los súper abrazos que nos dábamos mi prima Chiqui y yo cuando nos veíamos; de seguir a mi prima Noelia por donde fuera porque era “fan” suya… Los viajes a Mallorca, las mudanzas junto a mi Tatay, mirarla incesantemente cuando se maquillaba, se peinaba; los cumples de mi prima Eva gritando al paso azul…

La boda de mis padres; ver a mi madre preciosa con un vestido espectacular, que hoy podría ser todo tendencia sin duda… Sentirme princesa a su lado y acompañarla al altar; fue el primer “si quiero” verdadero que vi con mis propios ojos y probablemente, el que hizo que me enamorara tan profundamente de todo este mundo.

Y es que tengo guardado en un rinconcito exclusivo de mi corazón, millones de diminutos momentos de mi infancia, que hoy reconozco, me hacen sentirme orgullosa de quien soy…

A veces, sin querer, pasamos por alto, que esos años tan “inocentes” no son los más importantes, pero quizás, si tengan mucho peso en nuestra propia personalidad.

Reconozco que tengo especial predilección por los más pequeños, verles felices me hace sentir bien.

Es por eso, por lo que tal vez, conecté con Alejandra Salido una vez la encontré navegando… Sus imágenes hablan por si mismas, y la sensibilidad que con su trabajo dedica a los “miniprotas” de una boda, me parece tan bonita, que no he podido dejar de dedicarle este espacio, dentro de nuestro humilde mundo Plumeti…

Espontaneidad, dulzura, simpatía, y naturalidad, son algunas de las condiciones en su fotografía, y eso, sin ninguna duda, a mí me llega al corazón.

Gracias por trasladarnos de nuevo, a ese mundo tan maravilloso…

Alejandra Salido

 

Cosas bonitas…

(1. Medusa Rosa Ila y Ela 2. Cojín Julieta Le Mimosh 3. Gorro Maxipompón Casilda y Jimena)

 

Nos vemos en el siguiente post… ¿os gustó?

 

Cuando amas a alguien, permanece dentro de tu corazón para siempre…

By: Hermano Oso

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *