Mis Arras

Mis Arras

No os engaño cuando digo, que deseaba poder compartir en mi pequeño espacio “imaginario“, uno de los días más felices de mi vida, he pasado un tiempo esperando hasta conseguir las fotos de mi gran día… y ahora que por fin las tengo, no se me pasa otra cosa por la cabeza, que presentar al mundo a quienes consiguieron además, poner ese toque de dulzura que a todos nos llegó al corazón… ellos son parte fundamental de mi “caminito”, y de él lograron sacar lo más bonito; MIS ARRAS, mi adorable cortejo nupcial.

Desde los más chiquitines de pocos meses, Carlos y Mercedes, hasta el mayor de todos, mi pequeño José Antonio. Pasando por Juanfra, Adriana, Eva, Lola, Paco, Sergio, Lucca y Lucia; once personitas que me acompañaron en un momento inolvidable.

Recuerdo entrañablemente como he ido escuchando con el nacimiento de cada uno de ellos, “si alguna vez das el si quiero, no te faltarán pajes…“, y así fue. Me cuesta entender a aquellas personas que no permiten que los niños participen y acudan como invitados a sus eventos; quizás desconocen, o incluso se olvidaron de que es maravilloso compartir la sensibilidad de la niñez, la alegría tan sana de vivir con plena naturalidad, dulzura; y el amor incondicional que tan solo ellos son capaces de transmitir.

Ya sean sus miradas inocentes o haberles visto casi nacer, esos “locos bajitos“, como dice la canción, despiertan en el que hoy ya es mi marido, y en mi, un sentimiento de ternura inexplicable. Tanto Dani como yo teníamos bastante claro que los niños serían invitados imprescindibles; e incluso hicimos con muchísimo cariño, para nuestros pajecitos, sus propias invitaciones.

Fue súper divertido buscar la ropita para ellos; he de confesar que las mamis me dieron plena libertad, y confiaron en mi criterio para todo, ¡yo encantada!

Como fueron 11 niños, y no todos de la misma edad, busqué un atelier donde pudiera combinarlos de manera que todos fueran con el mismo diseño, pero adaptado a cada uno de ellos; Bemini fue la firma encargada de vestirles, y la verdad, todas quedamos encantadas. Ya os he hablado en alguna ocasión de esta casa y cada vez me gusta más, el trato fue excepcional, y desde un primer momento, Lola supo captar mi idea.

Las niñas lucieron modelo austriaco, vestido blanco en plumeti con puntillita de valencie, ideal y muy fresquito para una boda de verano. Mercedes que aún tenía poquitos meses, llevó ese mismo modelo pero en jesusito, con capotita y sin mangas, iba para comérsela…

Llevaron además, manoletinas de ante, en rosa empolvado de El Tocador de Victoria, y una coronita de flores que yo misma les confeccioné con flores preservadas de Masario.

Los niños vistieron el mismo modelo en plumeti blanco para la camisa, con bermuda de lino para los mayores y pololo para los más pequeñitos; la camisa de Carlitos, que aún no había cumplido el año, también fue adaptada a bebé y estaba adorable… Para combinar con el rosita de las niñas, todos ellos llevaron un fajín empolvado que les daba un toque muy dulce y tierno.

Quizás sea el cariño que les tengo, lo que no me deja ser objetiva, pero los mire por donde los mire, no he visto cortejo más bonito. Sin duda alguna, hicieron las delicias de ese caminito tan especial…

Adriana fue la encargada de llevar un cojín que mi madre diseñó para portar los anillos, y Jose Antonio custodió las arras con las que mis padres también se dieron el “si quiero”; un honor sin duda para mi… ¡Ambos lo hicieron genial!

El papel de los niños de arras no es nada fácil, dentro de su “minimundo” no se suele contemplar la posibilidad de una actuación tan “seria”, como la que supone ser los acompañantes de los novios.  Para ellos, tener que estar metidos durante ese ratito tan largo, dentro de la Iglesia, escuchando la palabra; no debe ser lo más divertido del mundo… Es por eso que nos sentimos inmensamente agradecidos a todos ellos porque se comportaron fenomenal.

Y para compensarles un poquito, en la celebración contamos con animadores que recrearon un espacio dedicado a ellos y con quienes lo pasaron en grande. No todos se quedaron hasta el final de la noche, pero muchos de ellos incluso, se marcaron unos pasos en la pista de baile.

Desde Le Plumeti enviamos un abrazo gigantesco a esos pequeñines tan adorables que se prestan en un día tan especial, a acompañar a los novios.

En especial le lanzamos nuestro inmenso cariño a todos los que, junto a nosotros, vivieron esos momentos tan especiales; a mis dulces niños de arras, mi cortejo nupcial, a quienes siempre llevaré en un rinconcito, de mi pequeño y humilde, corazón…

GRACIAS

 

Cosas bonitas…

(1. Merceditas ByLittleC 2. Tarta unicornio Lussocake 3. Vajilla estrella Numa Shop)

 

Nos vemos en el siguiente post… ¿os gustó?

 

Si alguna vez llega un día en el que no podamos estar juntos, guárdame en tu corazón, y yo me quedaré ahí para siempre…

By: Winnie the Pooh

2 Comments

  1. MH

    Puedo decirle al mundo entero que eres maravillosa y lo orgullosa que estoy de ti ❤️❤️ Será por qué soy tu madre y te quiero conlocura ??

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *