Despedida de Soltera – Mis Despedidas

Mis Despedidas de Soltera

Cuando se trata de la organización de un evento tan personal e importante, como lo es el día de nuestra boda; sin duda alguna, aunque sean muchos los familiares y amigos que quieran dar su propio punto de vista, que compartan sus vivencias y nos aconsejen lo que en ese momento ellos piensen que es lo mejor… La decisión final, tan solo pertenece a los novios.

Yo misma confieso que me pasé meses y meses dando vueltas incluso a los detalles más insignificantes, pidiendo consejo y opiniones con el fin de encontrar, la opción que más se adaptara a lo que nos hacía realmente felices. El lugar, la decoración, la elección de los pequeños detalles, las canciones que suenan a lo largo del día, el color de los zapatos… Para todo, no está de más una visión externa que aconseje con cariño, cuatro ojos ven más que dos, y si es la persona adecuada, nada malo puede pretender.

Pero volvemos a “recalcar”, la toma de decisiones será siempre de los novios; ellos son los que deben escoger cada uno de los espacios, momentos, y demás puntos importantes de ese día que claramente, es suyo…

Pero hoy nos vamos a centrar en el único aspecto relacionado con la boda, en el que los mismos protagonistas, no tienen, como se dice, ni voz ni voto; aquellas “súper fiestas” inolvidables que toda persona cercana a los novios quiere regalarles y compartir con ellos, una celebración que marcará un punto de inflexión, y en la que las risas y la diversión están más que garantizadas…

No acostumbro a hablar demasiado de mi propia persona, es más, me cuesta un poquito verme en estas imágenes que comparto con mis queridas Plumetis… Pero fui tan FELIZ, que no he podido dejar pasar la oportunidad de enseñaros cada uno de los detalles que con tanto amor llegué a recibir.

La primera

Siete meses faltaban aún para nuestro esperado 10 de Septiembre; y Dani y yo nos encontrábamos en plenos preparativos, con aún mil detalles pendientes, inmersos entre los distintos tipos de papel que elegiríamos para las invitaciones, y terminando de cerrar la lista de invitados… Cuando una mañana aparecen mis tres mejores amigas de la uni en casa, acompañadas de un cartel gigante y un megáfono que chirriaba… con el que cargamos hasta Granada, lugar donde por Sorpresón me llevaron.

Tanto mis amigas como yo, somos un tanto “adictas” al Sur, y enamoradas llevamos toda la vida, de esas tierras tan especiales; al final es el aire andaluz que tanta fuerza transmite, el que ha amenizado en más de una ocasión, días tan importantes e inolvidables como éstos…

Millones de anécdotas súper divertidas que nunca olvidaré, desde que apareciera la Tuna de Granada en la famosa calle Navas abarrotada de gente, cantando para mi… hasta un emotivo vídeo repleto de felicitaciones y grabado por todos los compañeros que vivieron junto con nosotras, aquellos años tan inolvidables de facultad; cada uno en una punta distinta de España, incluso desde el otro lado del mundo, ¡fue genial volver a verlos!

La segunda

Con la llegada del verano, el buen tiempo y las ganas de que llegara ya el esperado momento… Algo me decía que, conociendo a mi madre, alguna sorpresilla tendría guardada en la manga. La relación entre mi madre y yo, siempre ha sido muy estrecha, una amiga muy especial a la que admiro y adoro muchísimo.

Junto a mis queridas tías, primas, y mis mejores amigas, prepararon una increíble y preciosa cena en la terraza del Hotel Jardines de Amaltea. Un lugar muy especial y bonito lleno de encanto; donde, entre tanto cariño que recibí, y todos los detalles que prepararon, convirtieron aquella noche de verano, en una noche inolvidable.

Uno de los regalos que me hicieron fue mi fragancia favorita, el “perfume de las novias” por excelencia, Allure de Chanel; como no, no dude un momento y fue el perfume que el día de la boda me acompañó…

La tercera

¿Y cómo no voy a estar orgullosa de todas mis chicas? Tengo todo ese amor recibido en una cajita de cristal irrompible, un huequecito muy importante que preparé para que siempre estuviera presente; cuando a veces me siento agobiada o alguna preocupación insignificante me ronda la cabeza, es cuando bebo de ahí, y nada se interpone en mi camino…

Recuerdo el fin de semana del 15 de Agosto como si de ayer mismo se tratara, es inevitable mirar las imágenes de esos días y no reír a carcajadas; cada comentario y anécdota fue terriblemente cómica, puedo asegurar que acabé con “agujetas” en las mejillas de tanto sonreír, fue fantástico.

Aparecieron en casa por la mañana bien tempranito, y me sacaron literalmente de la cama, fue verlas y enamorarme de nuevo; con los ojos aún pegados, ¡las vi preciosas!. Todas de blanco, con un precioso tocado en forma de peina, que Marina Valenti confeccionó a cada una de nosotras, con mis colores favoritos; tan felices como siempre, fue un despertar memorable.

Al igual que ellas, yo también fui de blanco, mi peina era un poquito más grande y me pusieron además, una banda rosa con topitos en blanco, ideal; el ramo de flores también lo realizaron a conjunto, y el resultado fue una pasada. Nunca había visitado Málaga en feria, y la experiencia la repetiría cada año sin duda, tanto el centro como el recinto ferial “El Real“, estaban a tope de gente disfrutando la fiesta, y nosotras como no, no nos quedamos atrás.

Pasarlo en grande con mis mejores amigas desde la infancia más prematura, fue un regalo inmenso; al que sumaron por si fuera poco, un tratamiento facial que resultó ideal, hidratación de rostro y cuello que en Centro Kebec me ofrecieron con el exquisito trato que acostumbran; y una preciosa parejita de recién casados Pandora, que desde entonces me acompaña.

 

La cuarta

Un “no parar” continuo, ultimando los pequeños detalles que aún quedaban por concretar, y a muy pocos días de mi gran momento… Aparecieron por sorpresa en casa, mis compañeras de trabajo y hoy ya, grandes amigas; que casi consiguen echar la puerta abajo…

Dos minutos tardé en unirme a ellas, y ¡dejarme llevar de nuevo! Esta vez el destino fue mucho más relajado y tranquilo; y es que en Hotel & Balneario marino Thalasia pasamos una tarde y noche de puro relax. Desconectar de todo por momentos, y tranquilizar los nervios previos; fue sin duda una terapia inolvidable.

No faltaron risas y anécdotas divertidas, con ellas siempre lo paso de lujo, no solo son unas chicas excelentes, sino que el compartir diariamente nuestro trabajo, ha creado una complicidad entre nosotras permanente.

Ya en la terraza del hotel,  con música en directo y disfrutando del ambiente; me regalaron La Cápsula del Tiempo para recién casados que me encantó, y un conjunto de lencería precioso…

Y hoy, recordando cada uno de estos momentos, cada una de vuestras sorpresas, vuestras “mentirijillas” piadosas para que yo no sospechara nada… Tengo que confesar que es inevitable no volver a emocionarme.

Si tuviera que destacar o elegir una de ellas, lo siento, no podría; todas han sido recogidas y guardadas bajo llave en un rincuoncito de mi humilde corazón para que nunca, nunca, me olvide ellas, es sin duda imposible.

Si os encontráis en plena “organización de despedida” de una amiga, familiar, compañera… Tras mis experiencias personales, y después de haber recibido tanto por parte de mis niñas; solo puedo aconsejar… Disfruta. Al final, lo que importa de verdaud, no será el disfraz que le pongas, ni los regalos que les deis; y mucho menos, la distancia o lugar de celebración… Lo que realmente valorará será todo lo que no se ve, vuestro cariño…

Me siento inmensamente afortunada, y es que puedo presumir de AMIGAS, con mayúsculas; de esas que no necesitas ver todos los días para saber que siempre estarán a tu lado, de esas que conociste cuando apenas sabías hablar; de las que te abrazan de verdad, y comparten tus penas y alegrías como propias; que son imperfectas pero las quieres tal cual…

No puedo decir más, se me llenan los ojos de lágrimas, y solo sale de mi decir:

GRACIAS

Cosas bonitas…

(1. Lechera con botellitas Oui Oui Detalles 2. Piñas decorativas Kenay Home 3. Caja de Luz The Little Club)

Nos vemos en el siguiente post… ¿os gustó?

En silencio y sin cruzar una palabra, solo una mirada es suficiente para hablar. Ya son más de veinte años de momentos congelados, en recuerdos que jamás se olvidarán…

By: La Oreja de Van Gogh – Nadie como tú –

2 Comments

  1. Laura

    4 despedidas son pocas para las que nuestra “novia plumeti” merece. Gracias por ser estilosa, alegre y cariñosa a partes iguales. Eres un AMOR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *