Me caso… y ahora qué? (Segunda parte)

Me caso… y ahora qué?

(Segunda parte)

Seguimos con nuestra organización personal de un día tan bonito, el GRAN día; ya tan solo nos quedan tres meses… ¿Empezamos a estar un tanto nerviosas? Pues hasta la más dura de las novias, y el más varonil de los novios; cuando se acerca el gran momento, ese peculiar tembleque de piernas lo comparten.

Estos poquitos meses a la vista, si no los planificamos, pueden llegar a convertirse en un gran «caos«, y resultaría increíble que tras tantos previos que hemos conseguido, acabemos este dulce camino a última hora, corriendo de un sitio a otro… No se trata de hacer la maratón de nuestra vida, si estructuras tu tiempo y sigues el modelo escogido, el tiempo correrá a tu favor, dejando que puedas sacar de cada momento, el mejor de los sabores.

¡Sigamos manos a la obra!

Mes 3:

Se abre paso ahora a una etapa de dulces ilusiones, nervios que se mezclan con millones de sentimientos que afloran a veces sin querer, o sin ser demasiado conscientes de ello; hasta cuando eliges el tipo de caligrafía en las invitaciones… (no me lo creía hasta que comprobé en mis propias carnes, como el grado de susceptibilidad aumentaba de un día a otro; que un simple mensaje de texto hacía saltar mis lágrimas y sonreía durmiendo, ¡increíble!).

Las sorpresas más inesperadas comienzan a aparecer sin esperarlo, palabras de cariño y miles de buenos deseos que repletan tus días. Personas de tu entorno más querido, transforman tus últimos días de soltera y soltero, en momentos de ternura y mucho amor fraternal; sentirse así de querido es algo realmente bonito. Así que, mi humilde consejo ahora no podía ser otro, déjate querer.

No todos los años le hacen tantos regalos y le preparan a una, fiestas inolvidables… Por lo que, en el momento que atraviesen la puerta de casa con pancartas, interrumpan en cualquier lugar con un altavoz, o te levanten de la cama… Olvida cualquier cita que tengas planeada para ese día; no pienses cómo posponer o qué decir para excusarte; muy probablemente, todos esos detalles ya estén planeados, déjate llevar y vive estos momentos que sin duda, serán maravillosos.

Mientras tanto, nos planificaremos por semanas, lo que nos facilitará reorganizar cada uno de los detalles para que todo quede genial y acorde con el tiempo que nos hemos establecido.

Cito los puntos siguientes, detalles que ahora quedarán concretados:

  • Alianzas de los novios.
  • Arras.
  • Cursos prematrimoniales y documentación eclesiástica (de ser ceremonia religiosa).
  • Escogemos e imprimimos las invitaciones (papelería de boda).
  • Decoración floral y ramo de novia.

Volvemos a los retales y recortes que anteriormente nos llamaron la atención y seleccionamos en nuestra agenda/libreta o rincón de «retales de inspiración«; es el momento de estudiar cómo nos gustaría ambientar el lugar, qué tipo de flor o elementos decorativos queremos resaltar.

A tener en cuenta dos aspectos fundamentales; la época del año (para invierno escogería flores tipo hortensias y colores apagados pero con mucha fuerza, sin embargo para verano, optaría por flores alegres y colores pastel, la paniculata es bien recurrida y queda ideal); y otro de los puntos a considerar, sería el lugar contratado, ya que entre una celebración al aire libre y una en interior, la decoración cambia en gran medida.

Mes 2:

Qué bonito es estar a tan solo dos meses de ese momento tan inolvidable; comienzas a soñar y a repasar una y otra vez todo lo que hasta ahora has ido eligiendo y contratando; puede que sientas que faltan millones de cosas por preparar o por hacer; es tanto lo visto hasta el momento, y aún no has comprobado ni disfrutado de nada de ello, que es general esas sensaciones; pero mejor no preocuparse, llegado el momento, todo estará tal y como en su momento se escogió.

Recuerdo que aún a poquitos días de la boda, mi cabeza seguía dando vueltas y pensando nuevas ideas que llevar a cabo continuamente, reconozco que lo mío igual supera en creces a cualquiera, pero tal era mi ilusión que no podía dejar de pensar en ello…

No es necesario ser como yo… Cada novia es única y cada una debe vivir su momento de la manera más feliz e inolvidable posible.

Y bien, este mes lo dedicaremos íntegramente a las pruebas previas:

  • Primera prueba del vestido de novia.
  • Prueba del tocado de novia (en el caso de ser necesario).
  • Prueba de maquillaje y peluquería.
  • Prueba de menú de boda (acompañados de padres y padrinos).
  • A finales de mes realizaremos la segunda prueba del vestido de novia.

Para las pruebas del vestido de novia, deberíamos tener ya comprados tanto los zapatos como la ropa interior, ya que a menudo, las posibles modificaciones dependen en gran medida de éstos. Estas pruebas son muy importantes para la novia, por lo que esos días convendría ir relajada y acompañada solo de aquellas personas que de verdad desees que te acompañen; a veces se necesita comprobar cómo la expresión de la otra persona habla por si sola.

Sentir ese cariño y afecto es algo muy importante en estos momentos; escoge días en los que estés segura que puedes dedicarlos por completo y ve sin prisas, disfruta de la sorpresa y vívelo desde el principio, ahora la protagonista eres tu y debes sentirte como ello.

Mes 1:

Último mes… ¿desenfreno máximo? Para nada, durante este mes vamos a confirmar, finalizar y preparar una gran celebración. Siempre he dicho que para mi, la boda no solo es un día que pasa volando, como tantos confirman; para mi, una boda comienza en el momento en el que los novios se comprometen y comienzan a vivirla.

Es decir, cada una de las decisiones en las que ambos son partícipes, cada uno de los detalles que darán forma a ese día y que con tanto amor se han seleccionado; cada lectura, cada canapé, cada regalo e incluso cada canción; todo girando en torno a lo que ambos son. Algo tan bonito vivido desde el mismo principio y terminando con una luna de miel maravillosa e inolvidable, forman parte de la GRAN BODA.

Por lo que seguiremos disfrutando de este sueño y en este momento concluimos la organización con los siguientes puntos:

  • Confirmar asistencia de todos los invitados en restaurante.
  • Distribuir a los invitados en mesas.
  • Elegir música y canciones principales para la celebración.
  • Preparar lo necesario para la luna de miel (maletas, pasaportes, divisas…).
  • Última prueba del vestido de novia.

La asistencia de los invitados, comprobaréis que durante los meses previos se irá cerrando poquito a poco sin necesidad de vuestro apoyo; los invitados una vez reciban la invitación confirmarán o no asistencia con llamadas y mensajes, vosotros tan solo tendréis que reagrupar poco a poco, para cuadrar mesas, de ser necesario.

Ahora si, una vez finiquitados todos y cada uno de los puntos anteriores, el siguiente paso será disfrutar del amor que os ha llevado a este punto… LLEGÓ EL DÍA MÁS ESPERADO.

Espero que os haya servido algo de «ayuda» a todas aquellas parejas que estés a poquito de dar uno de los pasos más importantes en la vida; si hay un punto que realmente merece la pena resaltar, y por tanto cumplir desde el momento 0, es aquel que dice… DISFRUTA.

Esa es la palabra clave y la que os ayudará en más de una ocasión, a que los nervios o prioridades individuales, no alteren lo bonito de todo ésto.

Hay algo que en ninguno de estos dos post he mencionado y que hoy está muy a la orden del día, la contratación de los servicios de un Wedding Planner; profesionales en el mundo de las bodas y capaces de ofrecer a esas parejas un tanto despistadas, un desglose de medios que les ayude a reorganizar y agrupar ideas en función de los gustos de ambos.

Por supuesto, estoy completamente a favor de la labor tan bonita de estos profesionales y seguro que con su ayuda podríais llegar a conseguir todo aquello que siempre soñasteis para vuestra boda, toda ayuda es poca y son expertos en este campo; desde nuestro querido mundo, les felicitamos por ese trabajo que realizan tan bello y emotivo, y confieso que soy bastante «fan» de WP tales como La Petite Mafalda o La Moraleja Wedding Planners.

Si aún así, si queréis ser vosotros los únicos encargados de la organización de vuestro día; no dudéis en seguir los puntitos expuestos anteriormente, y contar con Le Plumeti para cualquier «dudita«, somos todo oídos…

Todas las imágenes de hoy son obra del fantástico equipo de fotografía Kiwo, no puedo negar que confiar en ellos, siempre es una elección ideal, cada día me gusta más todo su trabajo y detallismo, geniales!

Cosas bonitas…

(1. Puntas Audrey Belle Chiara 2. Ramo Chitina 3. Cuadernos topo Charuca)

Nos vemos en el siguiente post… ¿os gustó?

Y supe que me estaba enamorando. Que si alguien miraba mi corazón, iba a verte reflejado. Que me estabas calando tan hondo que nunca iba a secarme del todo. Que los silencios sonaban a ti. Que soñaba con despertarme contigo. Que las letras de la sopa, escribían tu nombre. Y supe que tu y yo, íbamos a ser nosotros…

By: Emma Baizán